Riego

Riego por aspersión

Este sistema es el más utilizado en el mundo debido a su adaptabilidad y a la facilidad con que se pueden controlar variables como la velocidad de aplicación, dosis de riego, uniformidad de cobertura y eficiencia de espaciamientos. Es un riego controlado mediante la simulación de la lluvia.

Son aptos para sistemas fijos o móviles y pueden operar en sistemas manuales o automatizados con válvulas eléctricas o hidráulicas.

Riego por microaspersión

Este tipo de riego sigue los mismos principios del riego por aspersión y adicionalmente es apto para cultivos más pequeños, con tamaño de gota y caudales menores. Esto resulta en un riego mucho más puntual beneficiando el desarrollo de árboles frutales y plantas ornamentales. También se puede utilizar en mecanismos de control de temperatura de invernaderos o superficies.

Este sistema se caracteriza por tener una baja inversión inicial con gastos de mantenimiento reducidos y permite utilizar niveles moderados de calidad de agua y filtración.

Riego por goteo

El riego por goteo es el sistema con mayor eficiencia de aplicación, sobretodo en cultivos intensivos en hileras y que están definidos por su alta susceptibilidad a la humedad en el follaje o por condiciones de escasez de agua. Aplicación gota a gota, nutrientes y agroquímicos directamente a la zona radicular de las plantas en proporción controlada, lo que permite obtener mayor rendimiento minimizando el uso del agua y otros recursos.